SOFISTES I SÒCRATES

SÓCRATES Y JESUCRISTO – SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS

Ramon ALCOBERRO

 

Es muy habitual comparar a Sócrates con Jesucristo en la medida en que ambos ejercen como “padres fundadores” de la cultura occidental. Desde hace dos mil años, cada generación ha construido su propia imagen de Sócrates y de Jesús; y el cristianismo ha tendido a ver en Sócrates una especie de antecesor cultural, que encarna la figura del hombre bueno injustamente perseguido.

Tradicionalmente se les ha considerado dos mártires del pensamiento y miles de personas en todos los tiempos se han inspirado en su ejemplo moral. Compararles es, sin embargo, un ejercicio complejo porque el mundo judío del siglo I antes de nuestra era nada tenía que ver con el mundo del siglo V en que vivió Sócrates: el contexto cultural griego era politeísta y el hebreo era monoteísta.

En Atenas, y en la cultura griega clásica, no existía tampoco el concepto de “pecado”, que sí existía en el mundo judío. El mal y la culpa no estaban vinculados en Grecia de la manera en que lo estaban en la tradición judía Israel se encontraba, además, militarmente ocupado por los romanos, y aunque Atenas no vivía en su momento de mayor expansión, en la época de Sócrates era una ciudad básicamente libre y rica – o por lo menos podía recordar fácilmente su época de explendor. Tampoco las instancias religiosas tenían en Atenas el poder que tuvo el Templo de Jerusalén en la época de Jesús.

En esquema, y aunque habría que matizarlas, pueden presentarse una serie de semejanzas y diferencias entre Sócrates y Jesús:

 

SEMEJANZAS:

  • Ambos fueron condenados a muerte por su propio pueblo y ejecutados por oponerse a las tradiciones, y las instituciones políticas y religiosas de su época.
  • Ninguno de los dos escribió nada pero sus discípulos nos han dejado el testimonio de su obra excepcional.
  •  Ambos pertenecen a las clases populares: el padre de Sócrates era escultor funerario y José era carpintero.
  • Ambos son considerados en su propia época como personajes singulares, que usan un lenguaje rompedor y muy plástico.
  • Ambos son acusados de ejercer una influencia perniciosa y desafían al poder constituido.
  • Su condena a muerte es considerada por sus seguidores como una profunda injusticia y son considerados mártires.
  • La muerte de ambos funda un nuevo tipo de conocimiento, una nueva sensibilidad moral.

 

DIFERENCIAS:

  • Sócrates muere ya anciano, rodeado de sus amigos y pacíficamente, por envenenamiento más o menos rápido, si hemos de creer lo que dice Platón en su diálogo Fedón. En cambio, Jesús muere joven en un suplicio atroz, espectacular y público en el curso del cual invoca a su Padre celestial.
  • Sócrates muere para servir a la Ciudad; Jesús muere para salvar a la humanidad del pecado.
  • Sócrates es un sabio; Jesús se autoconsidera hijo de Dios.
  • Sócrates no hace milagros; Jesús, sí.
  • Sócrates funda una filosofía racionalista (basada en el autoanálisis moral, o intelectualismo moral); Jesús funda una religión transcendente (el cristianismo).
  • Sócrates es un ciudadano bastante original, considerado de forma un tanto irónico por sus conciudadanos. Incluso pretende que Apolo le ha confiado la misión de provocar a sus conciudadanos para obligarles a reflexionar. Jesús, en cambio, se inscribe en la tradición de profetas judíos y se considera Mesías.

 

 

© Ramon Alcoberro Pericay